Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 7 de junio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
David Rodriguez
Buenos Aires - Argentina
Soy aficionado a la literatura. Cuentos, novelas, poesía. Autores preferidos : Kafka, Camus, Cortazar, Borges, Me gusta mucho el cine. Por otra parte soy músico y Lic. en Economia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2016
Nobody's home
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

03/07/14 | 18:45: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy hermoso el cuento. Final muy ingenioso. Muy bueno.
24/09/12 | 11:24: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy bueno el poema.
10/09/12 | 07:27: Elena A. Navarro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente poema muy bello para todos los sentidos. Saludos Elena
Vínculos
Buscar en Google
Manual de Psicología Junguiana Manual de Psicología Junguiana


Este libro – el primer manual de la temática editado en la Argentina – es una ... Ampliar

Comprar$ 49.00

Entrá a Radio La Quebrada

Alegria.escribirte.com.ar


Las palabras son burbujas del pensamiento.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

El rompecabezas



-No sé lo que daría por abandonar esta silla de ruedas- .                                                                                     Un domingo por la tarde, mientras compartía un café, Eugenio le confesaba a su amigo esa amarga sensación.                                                                                                                                                                    Desde hacía diez años que su distrofia muscular de cintura y extremidades le habían incapacitado sus piernas.                                                                                                                                                                             Esa limitación la consideraba como una exaltación de lo brutal. La pérdida definitiva de la libertad. Se preguntaba por qué a él, sin encontrar la respuesta en otro interrogante, por qué no a él.                         Con el correr del tiempo se había acentuado su carácter huraño y recibía visitas de cuando en cuando.  Prefería la soledad. Con esa compañera había conseguido construir un mundo íntimo, infranqueable. Donde solo él lograba transitar. Un sendero donde podía caminar tan solo con colocar la ficha adecuada llenando el hueco que le permitiera avanzar.  Era prisionero de su propia entelequia. No era feliz en esa prisión pero no había encontrado otro modo de seguir viviendo.                                                 La casa era grande. Adelante, se podían ver las tejas, la fachada pintada color gris y dos amplios ventanales que daban a la calle, donde vivían su madre y su hermana.                                                             El ocupaba una modesta pero cómoda vivienda en la parte trasera. Un amplio jardín lo separaba considerablemente de las dos mujeres.                                                                                                                  Allí, en el frente residía la independencia, aquí en el fondo la esclavitud.                                                        Ese universo que había construido se reducía a una sola actividad.                                                           Desde pequeño la había atraído el entretenimiento de armar rompecabezas.                                                En los últimos cinco años ese pasatiempo se transformó en la única ocupación que le otorgaba algo de paz y un verdadero entusiasmo.                                                                                                                                   No tenía televisor. La radio la encendía cuando estaba en plena tarea, pero no la escuchaba, simplemente era un sonido que parecía acompañarlo.                                                                                          La lectura se reducía exclusivamente a la investigación sobre el tema que lo apasionaba.                           Conocía que el primer rompecabezas vio la luz primera en el año 1760 y se trataban de mapas utilizados para la educación geográfica.  Que en 1900 se comenzaron a utilizar entretenimientos para adultos, elaborados artesanalmente en madera.                                                                                  Especialmente se había interesado en la lectura del Tangram chino, que había aparecido cerca de 1800. Admiraba la astucia que se necesitaba para formar figuras de animales, personas o cosas a partir de un cuadrado formado por siete piezas: cinco triángulos de diferentes tamaños, un cuadrado y un paralelogramo.  También le fascinaba la leyenda que explicaba su origen.                                                 Se decía que un emperador chino le había encargado a su sirviente trasladar un costoso mosaico de cerámica. Lamentablemente un tropiezo hizo que se cayera, fracturando en pedazos la frágil pieza.     El sirviente, angustiado intentó con los trozos rearmar el cuadrado mosaico. No lo pudo conseguir.     No obstante advirtió que podía formar con los mismos pedazos, diferentes figuras.                                       La casualidad muchas veces llevaba a un descubrimiento inesperado.                                                           Se sentía emparentado con Napoleón en su exilio en la isla Santa Elena, quien había bautizado al entretenimiento como la tabla de la sabiduría.                                                                                                      Pasaba largas horas ensimismado en esas lecturas. Conocía el Pentominó, las Torres de Hanói, y estaba atento a cualquier novedad sobre el tema, especialmente aquellos que presentaban desafíos en tres dimensiones.                                                                                                                                                           El comedor se había transformado en un lugar exclusivo para ese quehacer.                                                   Una inmensa mesa de 6 metros de largo por 3 de ancho, de madera maciza era el sitio donde se disponía día tras día a comenzar y finalizar complejos y enormes rompecabezas.                               Disfrutaba de su habilidad para ubicar rápidamente las piezas en el lugar correcto.                              Cada nueva caja que abría era otro reto que disfrutaba enfrentar.                                                                    Era necesario poseer destreza, imaginación y una sensación de misterio que solo se develaba al ver finalizada la construcción.                                                                                                                                              El ingreso de su pensión por invalidez y los giros que mensualmente le enviaba su hermano menor, establecido en Australia, estaban destinados casi en su totalidad a la compra de estos productos.         Construía rompecabezas maravillosos y de distinta temática, que solía luego hacerlo encuadrar y exhibirlos en el club donde estaba asociado. Allí concurrían aquellos que esa tarea era solo un pasatiempo. Para Eugenio lejos estaba de ser una simple afición. El armado era una obsesión que solo lograba calmar al concluir la obra.                                                                                                                          Salía poco y nada de su casa. Cesaba su actividad solo para alimentarse y descansar.                             En la cama, antes de dormir, se quedaba manipulando el Cubo de Rubic  hasta que el sueño lo vencía.     Sus familiares luego de varias consultas médicas llegaron a la conclusión que de alguna manera el hombre estaba algo chiflado.                                                                                                                                            Un sábado por la tarde la hermana y su madre, con el afán de alejarlo de ese encierro lo convencieron para visitar una feria de antigüedades, haciendo uso de una pequeña mentirilla: que en ese amplio predio existía una antiquísima casa dedicada exclusivamente a profesionales en el arte de armar rompecabezas. El hombre mordió el anzuelo y aceptó acompañarlas.                                                              El conductor del taxi ayudó a levantarlo, trasladándolo al asiento trasero, acomodando la silla en el portaequipaje. Al llegar, con la misma predisposición el señor del taxi realizó el trabajo inverso y lo depositó en su silla                                                                                                                                                          De inmediato preguntó donde se encontraba la casa que le habían mencionado. Las mujeres le respondieron que no sabían con exactitud y lo impulsaron a que recorra por si mismo los numerosos lugares hasta encontrarla. Acordaron reunirse en dos horas en una esquina donde estaba situado un bar fácilmente reconocible.                                                                                                                                       Eugenio comenzó a andar por las calles con buen ánimo, moviendo sus manos con fuerza, consiguiendo maniobrar con facilidad su silla de ruedas.  A las dos cuadras encontró una casa que exhibía un cartel en el frente  :"Rompecabezas, solo para entendidos "                                                           En la puerta se hallaba parado mirando el cielo un hombre sexagenario, con abultados bigotes y largo cabello color ceniza. Eugenio le preguntó si era el dueño de ese anticuario. El hombre le miró con asombro e inmediatamente lo invitó y ayudó a ingresar al lugar.                                                                        Le ofreció algo de beber -convite que fue rechazado- y le dijo que se despreocupara, que él se encargaría de trasladarlo en su silla de ruedas y mostrarle lo que tenía a la venta. Especialmente los diversos rompecabezas que merecían ser armados.                                                                                          Fue recorriendo distintas mesas donde se exhibían los más variados y sobre todo los más extraños motivos, con falsas esquinas, bordes irregulares y otros atractivos retos.                                                    Se sentía excitado frente a todo aquello que jamás había visto a pesar de su lectura permanente sobre el tema.                                                                                                                                                                                 El hombre de largo cabello color ceniza, le susurró al oído, como si alguien además de ellos dos se encontrara en el lugar   -ahora le voy a mostrar una pieza única-.                                                                         Fue hasta la puerta, colgó un pequeño cartel donde decía "Cerrado" y lo hizo ingresar a otra habitación, donde sobre una mesada se veía una enorme caja que contenía las piezas.                                                     Le comenzó a dar los detalles de esa peculiar obra para armar.                                                                    -Las partes son muy especiales, tienen una altura de 50 cm de alto, son de madera y se precisa una mesa muy rígida y extensa para poder lograr el objetivo......                                                                            Hizo un breve silencio  y concluyó la frase -no dudo que usted cuenta con esa mesa-                                                                                                                                                                                 -Sin dudas- respondió Eugenio.                                                                                                                                     En la gran caja se hallaba estampado el motivo del rompecabezas.  Era un hombre sobre una silla de ruedas mirando hacia el cielo con una sonrisa amplia que sugería felicidad.                                                 Al ver la figura no pudo evitar sobresaltarse.  El rostro del hombre que exhibía el estuche, era semejante al de él.                                                                                                                                                                Aún no había salido de su consternación cuando el hombre de cabellos color ceniza le dijo:                   -Si usted lo desea, es suyo-                                                                                                                                -Todavía ignoro cuál es el precio, respondió perturbado.                                                                                        -El valor es incalculable, no obstante, le repito, es suyo, se lo obsequio con verdadera emoción.              -No puedo negar que lo deseo fervientemente, pero no comprendo su actitud. Replicó.                               - Sé que estará en buenas manos, de otra manera jamás ofrecería una pieza que tiene centenares de años y una historia cuyo contenido se hizo realidad en cuanto usted ingresó al local.                           Eugenio no comprendía a que se refería, solo miraba ensimismado la enorme caja.                                   Su corazón se aceleraba, sintiendo como nunca antes el deseo de poder armar ese extraño rompecabezas.                                                                                                                                                              -Tenga a bien dejarme sus datos que se lo hare llegar a su domicilio la próxima semana-.                  Apuntó en un papel su nombre y dirección, lo acompaño hasta la calle y lo saludó con una imperceptible reverencia.                                                                                                                                               Al encontrarse con sus familiares les comentó que había ubicado el anticuario (para el asombro de las dos mujeres) y que había adquirido un modelo cuyo motivo era sumamente interesante. Se lo harían llegar durante la próxima semana.  Evitó ser específico respecto a lo acontecido, pues ni él mismo podía comprenderlo.                                                                                                                                                            En el viaje de regreso continuaba recordando cada detalle de lo vivido en esa sala especial y solo conseguía aumentar el incontenible anhelo de recibir en su casa el preciado contenido y comenzar la tarea.                                                                                                                                                                                                  El martes siguiente llegó aquello tan ansiado.                                                                                                        Con mucha dificultad trasladaron la enorme caja. No hubo otra manera que  hacerla ingresar por una de las ventanas, que era de considerables dimensiones. Similar a la que se hallaba en su vivienda.                                                                                                                                                           Entusiasmado como nunca, acomodó la mesa, abrió la caja y comenzó a armar el rompecabezas.                                                                                                                                                                   Luego de varias horas de ardua labor, la tarea estaba casi finalizada.                                                          Pero desconcertado advirtió que faltaba una pieza.                                                                                               La altura de su silla ya estaba a su máximo posible y podía ver con exactitud que el vacio que le impedía concluir su obra de arte, marcaba una silueta perfectamente clara y precisa.                                No tenía dudas que la pieza faltante era el contorno de un cuerpo: cabeza, torso, manos y pies.                                                                                                                                                                              Pensó en subirse a la mesa y constatar la veracidad de la suposición.                                                          Era evidente que su estado lo impedía. Solo atinó a repetir su frase recurrente.                                   Atraído por ese encantador vacio, y casi sin darse cuenta, apoyo sus manos sobre las brazas y se levantó.  Con timidez rozó sus piernas delgadas.                                                                                           ¡Estaba de pie¡.   Una sensación indescriptible lo embargó.                                                                            Caminó dos pasos, se subió a una silla, -ya no la de ruedas- y se acomodó delicadamente en el vacío, como si lo hubiera estado esperando desde hacía mucho tiempo.                                                                    Su cuerpo, como una pieza única, encajo precisa y exactamente en la cavidad.                                       Había finalizado el más excitante y placentero rompecabezas.                                                                           Fue cerca del mediodía del día siguiente, cuando su hermana al llevarle el almuerzo lo pudo ver.                                                                                                                                                                                 Sobre la enorme mesa Eugenio yacía muerto, con los ojos abiertos, como mirando hacia el cielo y con una sonrisa de felicidad.                                                                                                                                                 La mujer encontró en el suelo una nota breve escrita en letra cursiva :                                                          -No sé lo que daría por abandonar esta silla de ruedas- .,


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
06/09/12 | 01:26: stella maris rojas dice:
Hola David, volviendo al pago como yo, me fui un rato estoy estudiando y creo que mejore algo me encanto encontrarte sobre todo porque el ultimo comentario fue mio jajaja ¡que mundo tan pequeño! es una pena que no pueda comentarte porque la configuracion de tu escrito no sale completa en mi vieja PC, sera la proxima, te mando un beso y ¡que no pase otro año!
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
18/06 | 15:01 He visto
13/06 | 18:39 Menuda gaviota


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS