Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Martes 25 de febrero de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
David Rodriguez
Buenos Aires - Argentina
Soy aficionado a la literatura. Cuentos, novelas, poesía. Autores preferidos : Kafka, Camus, Cortazar, Borges, Me gusta mucho el cine. Por otra parte soy músico y Lic. en Economia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2016
Nobody's home
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

03/07/14 | 18:45: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy hermoso el cuento. Final muy ingenioso. Muy bueno.
24/09/12 | 11:24: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy bueno el poema.
10/09/12 | 07:27: Elena A. Navarro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente poema muy bello para todos los sentidos. Saludos Elena
Vínculos
Buscar en Google
Palabras Escritas. Vol. 4 Palabras Escritas. Vol. 4
Revista de Integración Cultural

"Palabras Escritas" se define como un diálogo cultural entre Brasil e Hispanoaméric... Ampliar

Comprar$ 25.00

Entrá a Radio La Quebrada

Alegria.escribirte.com.ar


Las palabras son burbujas del pensamiento.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Nada sucedió



 

Iván

No se llevaba bien con las alturas. Las ocasiones en la que tuvo que trasladarse en avión le habían producido un particular sufrimiento.

No se trataba de miedo a morir, ni tampoco las manos sudorosas y el tic que aparecía en su ceja derecha se debía a signos de claustrofobia.

Era esa cosa de apoyar los pies sobre el piso y no sentir la tierra debajo de ellos. Esa cosa de no poder decir ¡ aquí me bajo ¡.

En eso pensaba Iván, apoyado sobre la ventana del piso 15 del departamento de Valeria.

Ella, desde el primer día que la visitó le hizo saber que detestaba el ambiente contaminado con tabaco, por eso él saboreaba su cigarrillo echando bocanadas de humo hacia el aire fresco de la noche.

Miraba hacia abajo con detenimiento el cruce de las tres calles , Mitre, Belgrano y La Salle que confluían en una pequeña rotonda, en el barrio de Ramos Mejía.

No le agradaba demasiado la ventana que finalizaba en su cintura. Meneó su cabeza hacia fuera, como jugando, y pensó que aquí un resbalón era caída.

Detrás se escuchaba suavemente Tears in heaven, con esa voz negra y melancólica de Eric Claptón. Esa música sonaba de fondo cuando conoció a Valeria en un Pub de la calle Olazábal. lugar que Iván frecuentaba los viernes por la noche a beber dos copas de whisky para luego ir a dormir.

Tan solo habían pasado tres meses desde que la había visto por primera vez,  y ahora presentía que algo importante y trascendente vaticinaba esa relación.

La había conocido de un modo poco original pero extraño a la vez.

Ella se había acercado hasta la barra donde estaba sentado y le preguntó sin mínimo pudor si el era Figueroa, el que escribía los domingos su nota en la revista Mataron a uno.

El se sorprendió, ya que su foto jamás había aparecido en ninguno de sus artículos, ni tampoco había sido reconocido como autor, salvo en un círculo muy reducido, ya que sus historias, siempre se basaban en acontecimientos reales que no habían producido eco alguno.

Le respondió que si, y con autentico asombro le preguntó como reconoció su rostro.

Mientras daba una pitada mas a su cigarrillo, recordó que no recordaba la respuesta a esa sencilla pregunta.

Luego, todo había sucedido rápida e intensamente. Y ahora estaba allí, en el departamento de ella, apoyado en la ventana abierta mirando hacia abajo y rascándose su pantorrilla derecha con el pie izquierdo.

Fue en ese momento cuando Valeria con un empujón preciso lo arrojó al vacío.

 

Las amigas

Habían pasado ya cuatro años que se dializaba dos veces a la semana. Como sus molestias , la creatinina no descansaba . No obstante logró salir ilesa de los tres infartos, producto de la insuficiencia renal crónica.

Cuando estaba de buen ánimo, Evangelína olvida los desagradables momentos de máquinas y tubos rojos y se ponía su trajecito azul sastre y salía a tomar el té con Irene, su amiga inseparable a la Confitería Las Violetas.

Recién cumplidos sus 67 años, vivía sola en un caserón, donde sus plantas y flores eran su mayor entretenimiento. Irene, que ocupaba una pequeña casita a media cuadra de su amiga, le envidiaba sanamente, ese jardín que olía a azucenas.

Poco después de las nueve de la noche, ya no toleraba el fuerte dolor en el pecho. Había intentado con la pastillita rosa sublingual, pero no cedía.

Agitada y con voz entrecortada llamó a Irene por teléfono y le comentó lo que acontecía. Pasaron pocos minutos cuando su amiga ingresó a la casa, ya que tenía la llave desde hacía mucho tiempo. La hizo recostar, tomó el tensiómetro y confirmó la sospecha : 21-14 y se dijo: a internación otra vez.

Inmediatamente llamó al servicio de urgencias  donde le respondieron que en el espacio de media hora, la ambulancia estaría allí.

 

Trasladando soja

“ La soja transgénica no puede cultivarse sin apelar a herbicidas e insecticidas como el glifosato, que envenena la tierra y el medio ambiente “

Leyó con desgano el papelucho apretujado que le habían dado en su último viaje a Córdoba y que había descansado en el bolsillo de su jean.

Pantalón y nota habían corrido la misma suerte, su paso por el lavarropas.

Lo descubrió cuando se lo calzaba y con displicencia arrojó el papel a la basura.

Mientras su mujer le servía la temprana cena, él guardaba meticulosamente toda la documentación que necesitaba. Generalmente le sucedía lo mismo antes de viajar : una sensación placentera de ser el comandante del Volkswagen 19320, potencia motor cummins isc turbo postenfriado  de 320 caballos, con inyección cammon raid electrónico, con acoplado. Era una lástima que no fuera de él.

Se sentó dispuesto a engullir su comida preferida, lentejas con trocitos de chorizo colorado.

Del televisor se escuchaba el informativo donde comentaban que la cosecha de soja había sido record alcanzando los 53 millones de toneladas y que el precio de la legumbre llegó a  los $ 1.180/Tn

Fabián apagó la TV ¡ que le importaba todas estas cuestiones ¡  El trabajaba para Roseus Hermanos y estaba presto a partir hacia Rosario, donde se encontraría con su acompañante, el Pampa Calvo para cargar y trasladar la tan mentada soja.

¡ Que lástima que el Volkswagen no es mío ¡ se volvía a repetir.

Se indagaba cuanto demoraría para salir de Ramos Mejia hasta llegar a la ruta.  Bah, no tenia apuro, recalculó, y finalizada la cena, se despidió de su mujer, se colocó la campera gruesa y se dirigió hasta la playa donde estaba estacionado su camión. Cuando encendió el motor ya eran uno solo, su enorme camión y él. El cuidador nocturno le deseo buen viaje que agradeció secamente y sin mas, partió.

 

Ambulancia

César comenzó a masticar rápidamente su alfajor de chocolate cuando escuchó la orden de la doctora en turno del Hospital Posadas de que tenían una urgencia y que llamara a Adrián ,el camillero y le avisara que salían en tres  minutos.

Ya era la tercera vez que compartía horario nocturno con la doctorcita.

Ella sabrá mucho de medicina pero ignoraba que la zona oeste del gran Buenos Aires era complicada los días viernes, especialmente Haedo y Ramos Mejía, mascullaba. César estaba recién casado, había mantenido su soltería hasta los 35, pero vivía su mejor momento, con deseos de tener su niño, y con los cálculos que con un solo trabajo no podría enfrentar ese desafío.

Lo unía a Adrián una gran amistad, que se fue forjando en noches difíciles ,en calurosas tardes y ambos compartían el sentimiento de responsabilidad que implicaba su labor.

Cuando la doctora ya estaba sentada a su derecha, aceleró y encendió la sirena.

 

El cruce

Fabián decidió tomar por la calle La Salle que lo llevaba directo a la autopista.

De la nada se cruzó un enorme perro blanco que sus faros distinguieron. El instinto hizo que reaccionara en fracciones de segundos dando un golpe de volante exagerado. Había evitado llevarlo por delante pero perdió el control absoluto de su enorme camión. Estaba escuchando la radio y no había prestado atención a la sirena de la ambulancia que por la Avda. Belgrano avanzaba rápidamente.

Tampoco César pudo evitar descontrolarse al escuchar el estruendo en el techo de la ambulancia y el grito de Adrián al ver asomarse por la ventanilla del móvil un brazo, el brazo de Iván,

La embestida fue brutal. El camión con acoplado tomó de pleno a la ambulancia, arrastrándola un par de metros hasta que volcó. El peso del camión con acoplado ya estaba encima de la Trafic blanca y en breves segundos también volcaba.

Es posible que los golpes hayan desmayado o matado a los ocupantes.

El gas-oil y una chispa hizo lo suyo y la rotonda se transformó en un incendio alarmante transformando a los vehículos en hierros calientes y retorcidos.

La policía y los bomberos no tardaron en llegar. Estos encontraron siete cuerpos calcinados.

Luego de las pericias y averiguaciones a testigos,  el juez a cargo concluyó que la responsabilidad recaía en el conductor del camión, que tanto los cuatro ocupantes de la ambulancia, como el transeúnte que ocasionalmente cruzaba la calle, fueron victimas del fatal accidente.

 

 El escritorio

 Lucho fue el encargado de recoger las pertenencias de Iván en la redacción de Mataron a uno. El lo llamaba Figueroa, tal vez porque su propio apellido comenzaba con F. Es posible que era el único a quien le fascinaban las historias reales que escribía su compañero. Por eso, con tristeza, vaciaba los cajones de ese, su escritorio. Miraba con detenimiento y congoja los papeles amontonados, un lápiz antiguo a medio uso, un par de anteojos…….

Advirtió en ese momento que conocía muy poco, casi nada de la vida de su compañero perdido, Era de pocas palabras y era un misterio su vida privada. La caja donde continuaba guardando las pertenencias del difunto se había llenado.

Echó una última mirada, y descubrió en la base del monitor de la computadora que estaba encima del escritorio, un pen-drive. Lo colocó encima de los demás trastos recolectados. Ya estaba a punto de llevarlo a la dirección, cuando la curiosidad le jugó una mala pasada. Encendió la computadora colocó el pen y encontró un solo archivo. Con cierta vergüenza, lo abrió. Comenzó a leer e inmediatamente retiró el archivo, apagó la CPU y se guardó el pen en su bolsillo. Luego de entregar la caja a su destino, se dirigió rápidamente a su casa.

Se sentía exitado, con mas curiosidad y una inquietud en aumento.

Cuando llegó a su departamento de un ambiente y medio, se sirvió una copa de cerveza helada, encendió su computadora, y comenzó a leer detenidamente un extenso archivo escrito en Word. Conociendo la profesionalidad y el interés de Iván por las historia reales, la precisión de fechas, nombres reconocidos y encumbrados y la narración de sucesos que releía hasta casi la madrugada, le produjeron escalofríos y temor.

Retiró el pen-drive,  y lo pegó con cinta engomada detrás de la alacena de la cocina. Totalmente perturbado, se duchó, bebió un café caliente y llegó a las nueve en punto a la redacción.

 

Cuestión de fe. Cuestión de suerte

La mañana siguiente del accidente en la pequeña rotonda de Ramos Mejía, era sábado, y obedeciendo a su costumbre, Valeria se acercó a la parroquia, se comulgó, tomó su hostia y rezó. Finalizada la misa, cambió algunas palabras con el sacerdote que la conocía desde hacía tiempo. El padre Mariano siempre había admirado la fe cristiana de esa joven y bella mujer.  Antes de decirle adiós el sacerdote le comentó lo sucedido en la esquina de su casa y el desgraciado accidente. Ella, con ojos entornados exclamó, ¡ pobre gente¡ Dios la tenga en su santa gloria. Se saludaron hasta el próximo sábado y continuaron por sus caminos.

Valeria se subió a su coche, tomó su celular marcó un número y a la tercera llamada obtuvo respuesta. Héctor, ya está echo, le dijo.

Continuó una charla de dos minutos, tomó una lapicera y un pequeño papel y anotó un nombre , Luciano Ferrari.

Lo despidió con un : adios amor, cuídate, y un ¡ dalo por hecho ¡

Arrancó, prendió la radio y la voz de Eric Clapton aparecía absurdamente, cantando Tears in heaven. Ella no escuchaba, estaba ya compenetrada en la nueva tarea.

Encedió un cigarrillo puso tercera y mientras el coche aumentaba de velocidad reflexionó que la impunidad no necesita de la suerte, pero si se presenta, siempre será bienvenida. Suspiro y se dijo : ¡ nada sucedió ¡.


Calificación:  Votar Aún no han votado este texto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
29/01/11 | 20:05: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, puedes promocionarte exponiendo tus cuentos, poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí además por ser de Argentina,Bs.As, me encanta valorar a nuestros poetas argentinos, no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, en estos momentos estoy de vacaciones pero sino trabajo como psicopedagoga, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustás conocernos, también podés decirle a alguien de tus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a vos si quieren mandarnos algo sobre:"El Verano", "Las vacaciones", "La playa", "El mar", "La Amistad", "Los Amigos", "El amor", "Estar enamorada" o que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apostás a la Amistad y aceptás comprometerte con ella, te invito a que transites nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio te ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida!Yo soy de Temperley Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
puntodeencuentroamigosdebsas@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes
25/02 | 21:46 Resulta que una vez


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS