Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 7 de junio de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
David Rodriguez
Buenos Aires - Argentina
Soy aficionado a la literatura. Cuentos, novelas, poesía. Autores preferidos : Kafka, Camus, Cortazar, Borges, Me gusta mucho el cine. Por otra parte soy músico y Lic. en Economia.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Septiembre 2016
Nobody's home
Mostrar datos Mayo 2014
Mostrar datos Enero 2014
Mostrar datos Septiembre 2012
Mostrar datos Agosto 2012
Mostrar datos Junio 2011
Mostrar datos Diciembre 2010
Mostrar datos Octubre 2010
Mostrar datos Febrero 2010
Mostrar datos Diciembre 2009
Mostrar datos Noviembre 2009
Mostrar datos Octubre 2009
Mostrar datos Septiembre 2009
Mostrar datos Agosto 2009
Mostrar datos Julio 2009
Mostrar datos Mayo 2009
Escuchá Radio De Tango

Últimos comentarios de este Blog

03/07/14 | 18:45: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy hermoso el cuento. Final muy ingenioso. Muy bueno.
24/09/12 | 11:24: Claudia Prieto (blog alas poéticas) dice:
Muy bueno el poema.
10/09/12 | 07:27: Elena A. Navarro (Falta tiempo para tanto decir) dice:
Exelente poema muy bello para todos los sentidos. Saludos Elena
Vínculos
Buscar en Google
Bitácora de lluvia Bitácora de lluvia


Novela en la que circula un personaje de novela (el "vendedor de historias" de Tabucchi), en la q... Ampliar

Comprar$ 30.00

Escuchá Radio De Tango

Alegria.escribirte.com.ar


Las palabras son burbujas del pensamiento.


Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

Tomates y huevos



 

Poco hacía que se habían casado cuando ella lo abandonó. El motivo que adujo fue que no toleraba que el comiera ensalada de tomates y huevo, ya que a ella le apetecía la de lechuga y tomate. Ese motivo marcaba una distancia imposible de superar en la relación.

Ella viajó por el mundo y recaló en África. Tal vez en el lugar menos indicado por las pestes y otras yerbas. Allí quedó embarazada de la muerte y a los nueve meses exactos, murió.

Cuando él se enteró de su fallecimiento estuvo tres horas y cuarenta y tres minutos llorando de la risa. Su alegría era inigualable.

La situación económica del hombre era buena pero la situación política del país se hacía cada vez más compleja. Por ese motivo decidió pedir asilo. Y así fue, que a pesar de su edad, lo aceptaron en un asilo de ancianos.

Se acostumbró rápidamente a esa vida placentera. Le servían en la cama si no deseaba levantarse, lo lavaban, incluso sus partes íntimas con minucioso cuidado, disfrutaba del sol en el parque y cuando tenía ganas escribía cuentos y poemas fumando un delicioso puro.

Una noche se encontró, en un pasillo poco iluminado con una monja enfermera que hacía su ronda. . Era joven y bonita. En el instante que la vio se sintió atraído y sin más la empujó hasta la enfermería y la hizo suya. Satisfecho se retiró a su dormitorio y se quedó dormido, mientras la monjita, intentaba recomponerse acomodando sus ropas entre sollozos. La pobre muchacha no pudo dormir esa noche y rezó hasta la madrugada. No se levantó hasta el mediodía pensando como lo denunciaría e imaginando el castigo que el internado se merecía. A la hora del almuerzo se dirigió hasta el comedor, donde el hombre estaba  felizmente almorzando. Ella lo vio, fue como un shock, como un choque de planetas  cuando lo observó comiendo una ensalada de tomates y huevos silenciosamente. Al ver la monja su comida preferida se encandiló, y además de enamorarse de él, lo veneró. Luego de ese momento de iluminación ( ¿la ensalada de tomates y huevos que él engullía tendría que ver es esto ?) comenzó a ir todas las noches a la habitación de él. Le pedía que le hiciera el amor y luego se quedaba rezando al pie de su cama durante el resto de la noche. No rezaba al Cristo Padre, sino a él, que se había transformado en un Dios para ella. El hombre, convencido  por ella que El era el Dios Todopoderoso, comenzó a comportarse como tal. Pasaron unos años hasta que un día un funcionario del gobierno hizo una denuncia que apareció en el Diario El Laberinto de Lomas de Zamora, donde expresaba que en el Asilo Padre Hermoso ocurrían cosas extrañas. El investigador que se acercó una noche hasta el lugar, encontró a todo el personal de servicio, curas y monjas, ancianos recuperados de enfermedades terminales, gatos y perros, arrodillados frente a El, mientras digerían un plato de ensalada de tomates y huevos.


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 2 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
02/11/09 | 13:16: rolando dice:
Felicitaciones, David! Me encantó tu cuento y tu sentido del humor!Desde ahora, será imposible impedir una sonrisa cada vez que coma tomates y huevos... Te invito a visitar mi blog \"lapacienteimpaciente\" y si querés, a comentarlo... Saludos. R.M
rmartina@fibertel.com.ar
 
31/10/09 | 17:05: stella Maris (detrasdelespejo) dice:
Estupendo relato David, me parecio genial,ojala cuando pasen los años todos podamos elegir el lugar donde nos van a depositar jaja; y mientras tanto¡¡vayan marchando unas ensaladas de tomate y huevo!! de ahora en mas no faltaran en mi dieta (por si las moscas)te mando un saludo
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
31/10/09 | 11:22: victorhugo dice:
David...no comentarè tu humor, pues queda habilmente reflejado en este cuento con ese metafòrico final ademas...para pensarlo. me gustò mucho la sobriedad y seriedad con que lo escribiste, aùn a sabiendas que lo que estabas relatando era intrìnsecamente gracioso. aprovecho aqui,disculpa, para felicitar a la "ochentona Amalita...!!vamos todavìa con tu polenta...se puede , se puede...!
hidrogenal@hotmail.com
 
30/10/09 | 11:44: Amalita dice:
Jajajajajaja...de aquí en mas me dedico as comer tomates con huevos¿duros, poches, aguados, crudos o qué?pero bueno, así cuando me vaya a esos lugares que son depósitos de seres, que ya no son Peter Pan...pediré la receta de los huevos..¿cuales por favor decidme pronto?..para poder tener sexo gratificante con un enfermero descuidado, que me mueva las hormonas, que seguro todavía las tendré en alza, de tanto mirar musculosos cuidadores de tantos que ya nos hemos ido de la vida, pero que todavía estamos acá. espero la receta con ansias, de mujer ochentona...pero polentosa.
amalitaro15@yahoo.com.ar
 
30/10/09 | 10:54: Juan Carlos Martínez (Blog Mis tangos) dice:
David, en este mismo instante, mientras releo tu relato, estoy devorándome casi con ansiedad un plato de ensalada de tomate y huevo y sabés una cosa... estoy empezando a sentir unas extrañas sensaciones rayanas con lo erótico. Despues te cuento si esto es lo que yo creo o simplemente quedé atrapado en el relato, que me pareció brillante.
escribirtetangos@gmail.com
 
Últimas entradas del mes
18/06 | 15:01 He visto
13/06 | 18:39 Menuda gaviota


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS